DÍA DE LOS MUERTOS
   29/10/19    0 Comments

Día de los muertos

La muerte es parte de la vida. Siempre está ahí próxima querámoslo o no. El misterio que conlleva la desaparición de un ser querido nos conmueve, nos perturba y es algo para lo que el ser humano ha  buscado explicación y acomodo desde el principio de los tiempos. Si existen tantas formas de ver la vida como sociedades o civilizaciones lo mismo puede decirse de la muerte pero... casi todas han subrayado su lado triste, lúgubre, macabro en ocasiones. Todas no.

           

Las celebraciones del Día de los Difuntos y todos los Santos, 1 y 2 de noviembre, se transforman en México y demás países de América central en una fiesta alegre, en una explosión de color y de flores que nos sorprende y maravilla. Es el día de los Muertos o más bien el día de los vivos que recuerdan y festejan con alegría y desenfado a los familiares fallecidos. Los cementerios se convierten en lugares de encuentro, las flores llenan todos los espacios de buenos olores y color y hasta las calaveras se vuelven risueñas y divertidas. Son las famosas Catrinas multicolores y floreadas que aparecen por todas partes y que el pintor mexicano José Guadalupe Posada creó en el siglo XIX. Nosotras desde Hortensia Arte Floral hacemos un pequeño homenaje a Posada dándole el nombre a una de nuestras coronas de flores, que si bien es de difuntos, aúna nuestra admiración por el arte y la virtud de transformar lo macabro en normal y socialmente aceptado, como son las catrinas. 

No obstante, el origen de la catrina no estaba relacionado con el día de los muertos, sino con la idea de satirizar y criticar un sector de la población mexicana, elitista y que se contradecía a si misma, no teniendo dinero y queriendo aparentar vestida a la europea. El nombre que le dio Posada a sus calaveras, a la más famosa vestida de forma elegante y con tocado de plumas, fue la de Calavera Garbancera, siendo años más tarde el afamado muralista Diego de Rivera quien la bautizó como Catrina y así continúa hasta hoy.

                                                                                       

 Admiramos como los barrios se llenan de gentes con Catrinas pintadas en la cara como un guiño jocoso a la muerte que nos hace olvidar ausencias y nos reconcilia con la vida. El mundo al revés. Bien pareciera que los cementerios se han vaciado y los muertos han vuelto de parranda  y deambulan divertidos por la calle. La muerte como parte de la vida, nunca mejor dicho.

Share This Post :

Comments

Log in or register to post comments